951 20 44 27 | Lu-Vi de 9.00 a 15:00
Examinar un vehículo de ocasión (motor)

Examinar un vehículo de ocasión (motor)

Hoy como continuación al post anterior, “Examinar un vehículo de ocasión”, vamos a referirnos a la revisión básica del estado del motor del vehículo de ocasión o segunda mano, y haremos especial mención a aquellos detalles en los que cualquier persona debe fijarse, aunque no entienda nada de mecánica de automóvil.

En principio abriremos el capó del motor, y sin arrancarlo procederemos a observar en general la limpieza de todas sus partes. Un motor muy sucio o engrasado, o demasiado limpio si se trata de un vehículo antiguo, puede inducir un intento por parte del vendedor de ocultar alguna fuga o de que se encontraba en tan mal estado que ha tenido que limpiarlo a fondo, lo positivo sería el término medio, tal y como podemos observar en la imagen.
Muy importante es la revisión de toda la tornillería que tengamos a la vista, si podemos quitar la tapa de plástico que cubre el motor mucho mejor. Debemos fijarnos en que los tornillos más importantes no tengan síntomas de haber sido quitados, que no presenten muescas en la cabeza y que por supuesto no falte ninguno. Un motor al que le han tenido que quitar sus tornillos más importantes, es síntoma de reparaciones de calado, aunque también podría deberse a mantenimiento del vehículo en el caso de vehículos con cierta antigüedad, como por ejemplo el cambio de kit de distribución.
Circuito_refrigeración

Seguiremos en nuestra observación del motor, comprobando el radiador y el vaso de expansión y manguitos. El radiador se encuentra tras la rejilla frontal del coche y debe tener uno o dos ventiladores, desde ahí salen unos conductos hasta el vaso de expansión, (deposito plástico con tapón, donde se aloja el líquido refrigerante). Todos estos elementos mencionados deberían estar secos y sin fugas, y sobre todo observar la zona del tapón y radiador que no presente manchas de líquido de color marrón óxido, También comprobaremos los niveles, esto último se debe hacer con el coche en frio.
Ahora procederemos a arrancar el motor, y lo dejaremos a ralentí. Durante el momento del encendido sería bueno estar en silencio para escuchar bien el sonido del motor de arranque. Una vez arrancado nos situaremos frente al motor y escucharemos su sonido a ralentí. El sonido de un motor sano en buen estado debe ser regular, como el de un reloj, tiene que tener un ritmo constante y limpio. El sonido del motor nos dice mucho sobre su estado. Y es algo que no se puede ocultar. Cualquier chirrido, chasquido, alteración en el ritmo constante, o excesiva vibración del bloque motor, es una mala señal, y estamos hablando de la parte más importante de un vehículo.

Existe una prueba de compresión manual que consiste en quitar el tapón de llenado del aceite y comprobar si expulsa humos o aceite, pero no os la recomendamos, por razones de seguridad, y por tratarse además de una prueba que no resulta muy fiable hoy en día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú
×
×

Carrito